¿Por qué usar Grasa?
 Cuando el diseño del equipo especifica grasa.
 Cuando el aceite no puede ser contenido.
 Cuando es difícil o peligroso relubricar.
 Cuando se utiliza la grasa para mejorar el sellado.
 Cuando se presentan condiciones extremas de:
  Temperaturas extremas.
  Altas presiones y cargas de choque.
  Bajas velocidades combinadas con altas cargas.
 Cuando de requiere utilizar aditivos sólidos.
 Para equipos con operación intermitente.
 Partes de la maquinaria se encuentra muy desgastada.
 Donde es importante la reducción de ruido.
 

 

Funciones de las Grasas
 Lubricar adecuadamente, reduciendo la fricción y previniendo el desgaste.
 Proteger contra la corrosión.
Sellar para evitar contaminación del exterior al interior.
 Mantener al lubricante en contacto con las superficies a lubricar, evitando pérdidas por fugas, goteo o derrame.
 Resistir al cambio de consistencia con la temperatura o trabajo mecánico.